La mayor amenaza bajo el suelo es la “toallita” húmeda.

650_1000_15jpflush-1-superjumbo[1]

18 millones de dólares en cinco años. Es el coste que ha tenido para la ciudad de Nueva York la proliferación del uso de toallitas húmedas entre los adultos en los últimos años. Estas, a priori, indefensas toallitas, combinadas con otros materiales que se encuentran en su camino por las alcantarillas, las convierten en algo así como nudos indestructibles que atascan y estropean los sistemas de los centros de tratamiento de aguas residuales de las ciudades.

En la de Nueva York los problemas en maquinaria e instrumentos en diferentes etapas del reciclado y tratamiento de las aguas residuales se han doblado desde 2008, y desde el Departamento de Medio Ambiente le atribuyen a las toallitas húmedas la mayoría de la culpa.

Cada vez más usadas entre los adultos

Aunque hasta hace unos años el uso de este tipo de productos se asociada casi exclusivamente en la higiene de los bebés, el marketing de las marcas interesadas en que su uso se popularizara entre adultos ha dado sus frutos y ahora son un producto muy habitual en las casas de EEUU. Sus ventas han crecido casi un 25% en solo cinco años.

El problema de la ciudad de Nueva York con este material no es exclusivo suyo. Otras grandes ciudades y estados del país norteamericano han levantado la voz de alarma. Pese a que algunas de estas toallitas se anuncian como adecuadas para ser desechadas por el retrete, desde las autoridades se reclama un mayor control de este aspecto y sobre todo un mejor etiquetado que deje claro al consumidor qué hacer con las toallitas una vez usadas.

Si esta situación no mejora, las autoridades ya amenazan con una posible solución: subir los impuestos para tratar con esta amenaza en el actual sistema de tratamiento de aguas residuales. Y no es que estén en contra de su uso, pues a nivel higiénico son recomendables, pero sí que reclaman una actuación urgente pues con solo un 5-6% de las toallitas preparadas para poder ser arrojadas al inodoro, el problema realmente es de un uso correcto de las mismas, que en su mayoría deben ser retiradas a la basura.

Booking.com Booking.com
Booking.com Booking.com

Contact Us